Socios y ponentes de La Trinchera Olvidada comparten fin de semana en Campanario (Badajoz),

Crónica de Miguel Sánchez.

Las II Jornadas de Patrimonio Bélico de La Serena como Recurso Turístico fueron celebradas del 26 a 27 de noviembre del 2022. Una vez más, los socios de la trinchera olvidadas del sector suroeste tuvieron una muy activa participación.

Además, dos socios de nuestra asociación fueron ponentes durante las jornadas.

 

Tras la apertura del acto por las autoridades competentes, se dio paso a la primera ponencia, a cargo de don Pablo Schnell, arqueólogo, gerente y bibliotecario de la Asociación Española Amigos de los Castillos. La ponencia versó sobre la gestión y protección de los vestigios de la guerra civil.

Tras esta ponencia, los organizadores de la jornada nos ofreció un café con dulces caseros de la zona (riquísimos), y un zumo de naranja, con los que tomar fuerzas para la larga jornada que teníamos por delante.

Una vez terminado el copioso desayuno, dio comienzo la ponencia del profesor del área de didáctica de la Universidad de Jaén y socio de La Trinchera Olvidada, don Santiago Jaén Milla, con el tema: “Futuros docentes bajo las bombas. La formación en valores de ciudadanía democrática en los espacios de guerra”.

La ponencia estuvo estupenda. Te implica de lleno tanto por lo expuesto como por las consecuencias de su gran trabajo. Pero discrepo en el planteamiento de exponerlo sobre el terreno, físicamente. Creo que no hay que exponer a los visitantes a vivir la experiencia de los refugios tal y como, por desgracia, lo vivieron nuestros ancestros. Es cierto que mediante el realismo se expondría de forma más dinámica, más como esto pasó, pero dado que la realidad es demasiado dura, no creo que resultase plato de buen gusto exponer a esa experiencia a los visitantes. Se reducirían las visitas, seguro. Pero si se pone en el terreno a tu manera, será más visitado y tendrá más aceptación entre el público.

Socios de la Trinchera Olvidada. De izquierda a derecha: Pepe Pecero, Miguel Sánchez, con mi habitual gorra, Enrique Capilla (Capi) y Santiago Jaén.

El amigo Óscar Navajas Corral, de la Universidad de Alcalá, desarrolló la ponencia: ”Experiencias turísticas en torno al patrimonio bélico”, que ya había expuesto en las jornadas de Campillo de Llerena. Interesante, pero como ya la viví, me sentía como repetidor de curso.

Y como no, el momento más deseado del día: la comida. Después de preguntar dónde comer bien y barato, la recomendación que nos dieron fue un acierto total: Restaurante Séneca. Y lo mejor de la comida, la mesa redonda con los amigos Enrique Capilla (Capi), Pepe Pecero, Jose Calderón y yo mismo, Miguel Sánchez. Buen vino y buena comida, que incluía callos de ternerar y que nos hizo llegar tarde a la segund parte de la jornada, que se iniciaba con la ponencia de Adri (mil disculpas).

La ponencia de don Adrián Cabezas. (Adri), socio de La Trinchera Olvidada, impartida en colaboración con el arquitecto de GRIEGC, Joel Ametlla, tenía como título: Experiencia en la Arqueología del conflicto desde una empresa Arqueológica. Junto a sus colaboradores de la misma, Joel Ametlla. Estuvo muy interesante, tanto que logro que, pese a lo inconventiente de la hora, dspués de la comida, permaneciéramos atentos en todo momento.

Felicitarte, Adri, por tu ponencia y por el trabajo que realizas para que la historia llegue a todos los rincones y generaciones futuras.

Tras esta charla nos fuimos cada uno a su casa, ya que la hora y media de viaje no nos lo quitaba nadie.

El domingo nos incorporamos otra vez a la jornada.

Visitamos la posición de Piedra Escrita, donde nos expusieron sobre el terreno la situación de los frentes después del julio del 38, incluyendo una explicación  muy escueta sobre las posiciones sobre los ríos Guadalefra y Zújar, que se mantuvieron hasta el final de la guerra. Son trincheras cavadas en pizarras, dominando los ríos.

A media mañana tuvimos un pequeño avituallamiento dado por la organización, consistente en un vino pitarrero y chorizo patatero, riquísimo. Gracias.

Una vez terminada la vista a Piedra Escrita, la organización nos desplaza al frente franquista de Castuera, que se estableció después del cierre de la bolsa de La Serena y que se mantuvo hasta final de la guerra.

Andrés Calderón,  aunque no era el guía oficial, nos informó detalladamente sobre la situación del frente. Cómo apreciamos aquí, tenemos un nido muy bien conservado.  Esta posición también tiene una línea de trincheras bastante conservada.  Y a la margen izquierda de ésta, el frente continúa con otra línea de trincheras y más nidos de ametralladora, uno a medio cerro y otro arriba del todo, dominando el terreno.

La organización de las jornadas da por finalizada estás, cuando regresamos al centro de partida, en Campanario. Como no decir que han sido muy gratificantes, muy interesantes y acogedoras.

Damos las gracias a La Serena, Ayuntamiento de Campanario y Diputación de Badajoz.

Y como broche final, el amigo y socio Capi, nos hace llegar esta hermosa fotografía, recuerdo del final del día.

Adjunto el video de las Jornadas.

Miguel Sánchez Álvarez, 04-12-2022

Socio de La Trinchera Olvidada y asistente a las jornadas.

José Pecero Merchán

José Pecero Merchán

Consumado senderista. Coleccionista de sentidos, Respetuoso con el espacio de los de más. Defensor de lo suyo. Tolerante. Padre, abuelo que más se puede pedir.

A %d blogueros les gusta esto: