Posición Hortichuela. Güejar-Sierra (Granada).

Güejar Sierra fue de esos lugares “calientes” en los primeros meses de la Guerra Civil en Granada, debido a varios factores, uno de ellos por la existencia de varias centrales electricas que eran puntos de vital importancia y en segundo lugar porque desde este lugar partían muchas de las rutas, pistas y senderos que comunicaban con la zona Republicana. Es por eso que hoy vamos a hablar de la posición de las Hortichuelas, o también conocida como las del Barranco de San Juan, posiciones muy conocidas especialmente entre los buenos amantes del senderismo, pues se encuentran muy cerca de la famosa “Vereda de la Estrella”.

Se trata de una serie de nidos de fusileros, curiosamente el material empleado para su construcción son las lascas de pizarra tan abundantes en todo el terreno y tan características en zonas como la Alpujarra o las altas cumbres de Sierra Nevada, aunque en el cierre o cubierta de estos nidos sí se hizo uso del hormigón. Esta posición aparece en los mapas de la 32ª división como la número 158.

Se trata de cuatro nidos de fusileros que controlan el posible paso entre el Pueblo de Gúejar Sierra y la Sierra a través de este paso. Comentar que justo el camino que pasa entre estas posiciones nos llevan a las antiguas canteras de Serpentina del Barranco de San Juan, cuyas piedras se usaron para embellecer entre otros monumentos la Real Chancillería de Granada.

A retaguardia nos queda el Hotel del Duque, sucursal del Hotel Alhambra Palace, y mandado construir por el Duque de San Pedro de Galatino. Un lugar de ensueño, al que se accedía desde Granada a través del tranvía de la Sierra que tenía última parada en el Charcón, y desde ahí con caballerizas los huespedes eran llevados al Hotel. Curiosidades de la vida, el Duque falleció el 15 de Julio de 1936 pocos días antes del levantamiento militar, pero es más, casi con toda seguridad y al estar enterrado en Granada, su féretro viajó en el mismo tren en el que Federico Garcia Lorca llegó a Granada desde Madrid. Pues a García Lorca ya le pilló el alzamiento en Granada. El Hotel del Duque fue tomado como cuartel por la plana mayor de la División 32. Y aparece en los mapas con el número 163.

La zona de la que estamos hablando hotel del Duque y posición de la Hortichuelas fue fruto de fuertes enfrentamientos entre tropas republicanas y franquistas. Una de las posiciones más hostigadas era la del Calar de la que ya hemos hablado en este blog. Finalmente todas estas posiciones fueron ganadas por el ejército nacional, con gran cantidad de bajas y obligando al ejército republicano a replegarse hacia la Sierra y pueblos de la comarca de Guadix. En la zona del Dornajo en Sierra Nevada se ubicó una batería que daba precisamente cobertura a la posición del Calar.

El Dornajo a fecha de hoy es un centro de interpretación del Parque Nacional de Sierra Nevada, justo desde sus instalaciones baja una carretera, sinuosa y estrecha que nos lleva hasta el Hotel del Duque. Desde este punto podemos coger el desvío que nos lleva a las posiciones de la Hortichuelas, o seguir bajando hasta el viejo camino del tranvía de la Sierra y llegar a Güejar Sierra, justo encima de este pueblo se encuentra la posición del Calar. Y ya bajando hacia Granada, estaba la estación eléctrica del Castillo de vital importancia para la ciudad de Granada, pues le suministraba gran cantidad de electricidad.

Volviendo a nuestra posición, los cuatro nidos de fusileros que podemos ver, se encuentran tres en un lado de la pista que lleva a las canteras de Serpentina y enfrente el otro sobre una pequeña elevación rocosa. El estado es bastante aceptable en todos, salvo en uno que está muy deteriordado con la cubierta prácticamente caída y muros derruidos.

Para llegar a estas posiciones, si lo queremos hacer en coche, es dejarnos caer desde el Dornajo hasta el Hotel del Duque y de ahí coger el desvío a la posición. Si queremos hacerlo andando, lo mejor es desde el Barranco de San Juan, coger la vereda de la estrella y luego el desvío al cortijo de Hornillos, a la altura de la cantera de Serpentina, cruzamos el río San Juan y siguiendo la pista en unos 100 metros tenemos estos vestigios de la guerra.