Chozas de Albendín, Baena, 1939.

Las chozas de Albendín es como se conoce popularmente a los fortines que se construyeron al final de la guerra en las inmediaciones de la pedanía de Albendín, Baena (Córdoba) y que posteriormente fueron utilizadas por pastores, cazadores y demás.

Nido este

Constan de una casamata principal de dos plantas con al menos tres nidos de ametralladora con los que se comunicaba a través de galerías subterráneas de las que hoy en día no queda ningún rastro de su acceso, todo enterrado y sepultado.

Casamata principal

La casamata principal albergaba el puesto de mando. La parte superior está rodeada en su totalidad por aspilleras para fusileros. En su parte inferior, hoy día colmatada por piedras y maleza, estarían los accesos a los túneles que llegaban hasta los nidos, algún tipo de aljibe y espacio habilitado para la tropa que servía la posición.

La fecha de su construcción (1939) grabada en uno de los nidos, y las tablillas para el encofrado que aún se conservan en muchas de las aspilleras de la casamata, nos hace pensar que esta posición llegó justo para ver terminar la guerra, y que con casi toda seguridad sus bocas no llegaron a escupir fuego.

Tablillas para el encofrado.

Las chozas de Albendín son un claro ejemplo del abandono y desidia en que se encuentra gran parte del patrimonio bélico de la guerra civil. En los años 80 y por ampliación de la carretera colindante, uno de los nidos fue desmantelado y sus restos desplazados al otro lado de la carretera.

Imagen aérea correspondiente al vuelo interministerial de los años 70. En rojo la casamata principal, y en azul los 3 nidos.
Imagen actual de Google Earth. En rojo la casamata, en azul los 2 nidos que se conservan y en negro los restos del 3º
Uno de los nidos. Cúpula abovedada, acceso semienterrado y tronera en embudo escalonado. Leyenda: 20 Compañía de Zapadores. 1939
Desde una de las troneras del nido orientado hacia el este. Al fondo sierras jiennenses en poder de la República. A la derecha destaca el pico Ahillos (Alcaudete)

Al otro lado de la carretera podemos encontrar los restos del tercer nido que se desmanteló y desplazó allí por la ampliación de la carretera.

Cúpula del nido desmantelado. Al fondo a la izquierda, al otro lado de la carretera podemos ver el nido orientado hacia el este.
Las otras dos partes del nido desmantelado.
Una imagen muy simbólica de como se encuentra nuestro patrimonio bélico. En rojo donde iría la placa con algún tipo de leyenda que parece ha sido arrancada.

Aunque en los últimos años se está avanzando mucho en la protección y puesta en valor de este tipo de vestigios, aún nos queda mucho por camino por recorrer. Y esto es sólo un ejemplo de ello.

Uno de los nidos con la casamata al fondo.
Vista de la casamata.
Nido este
Pepe Lozano

Pepe Lozano

Pepe Lozano. Vestigios de la Guerra Civil. Desde Córdoba.

A %d blogueros les gusta esto: